El restaurante ya es  conocido en la Bella Italia sobre todo por quien viaja en la Autopista Del Sole.
En el centro del comedor, las carnes son asadas  ante sus ojos en la gran chimenea de piedra.

En el horno de leña, después de la cocina de los pasteles, en las cenizas se preparan las patatas y las cebollas, como antaño, cuando la casa entera giraba intorno a la cocina y, en ésta, la familia descansaba y se  tomaban  decisiones.

En verano, se puede comer y cenar a la luz de las velas, entre flores y bambú, en el patio, delante la fuente, un momento de descanso y refresco para quien viaja en la Autopista Del Sole.

Son aceptados solamente perros de pequeño tamaño.

Cerrado: Domingo por la tarde.